Los ovnis de Hitler

Los científicos de Hitler durante muchos años
trabajaron en el diseño de extraños objetos voladores.
Según informes secretos recientemente descubiertos, el
III Reich poseía una tecnología tan altamente avanzada
que le permitió construir platillos volantes de origen
terrestre.

En el año 1919 von Sebotendorf, Klaus Haushofer y
Dietrich Ekar fundaron la “Sociedad Tule”, una
amalgama de sociedades secretas con ramificaciones por
toda Alemania. Se sede central estaba en Munich y
muchos miembros de esta sociedad se alzaron en clara
oposición contra la breve República Socialista de
Baviera.

Fundaron un partido político, y en el año 1921
nombraron portavoz político a Adolf Hitler, un joven
conocido por su afición al ocultismo. El proyecto de
Hitler de fundar un imperio milenario, estaba
inspirado en la doctrina de la Sociedad Tule.

Las ambiciones políticas de la Sociedad Tule generaron
la formación de pequeños grupos independientes, uno de
los cuales se denominó “Sociedad Vril”. A finales de
1919, un selecto grupo de miembros de las sociedades
Tule y Vril se reunieron en una mansión en
Berteschgarden.

En aquella ocasión la reunión estuvo presidida por el
doctor Schumann, su especialidad es lo que hoy
denominaríamos “Energías Alternativas”. Sin embargo,
en el encuentro también estuvo la medium María Ostich,
y una joven llamada Sieggrund, que también actuó en
algunos momentos como medium.

María, leyó unos textos que había recibido de los
espíritus en idioma sumerio, y otro cifrado en el
código secreto de la Orden de los Templarios, ambos
textos fueron traducidos.

¿Eran mensajes de los dioses o indicios de una
civilización extraterrestre, o a caso planes para
desarrollar una tecnología capaz de llegar a las
estrellas?

A partir de entonces, los miembros de la Sociedad Vril
se consagraron a la realización de lo que sería una de
las ideas más insólitas que haya concebido la mente
humana: la propulsión por levitación.

Tras la llegada al poder del Partido Nacional
Socialista, las sociedades ocultistas volvieron a la
clandestinidad; la Sociedad Tule creó en el seno de
las SS una organización secreta denominada
“Schwarzesolenoid, Sol Negro”. La Sociedad Vril
continuó con sus investigaciones científicas, así a
mediados de 1934 creó su primera nave experimental de
forma circular, propulsada por energía
anti-gravitatoria. Los responsables de su construcción
fueron el Doctor Schumann y un ingeniero de Wochum,
probablemente, Andreas Epp.

A partir de 1929, la joven Gertie Woch, dirigió la
Sociedad Vril, encargándose de atraer inversores
particulares amantes del riesgo. A finales de 1934, la
Sociedad Vril había construido una nueva aeronave, la
RFZ-II, dotada de una “propulsión Vril” mejorada y por
primera vez con un sistema de dirección por impulsión
magnética.

Medía poco más de 5m. de diámetro, además tenía alguna
de las características distintivas de los OVNIS:
desaparición óptica del contorno y variación del color
según el nivel de potencia, naranja, amarillo, verde,
blanco, azul o violeta.

A pesar de su sofisticación técnica, las aeronaves
circulares apenas llamaron la atención de los líderes
políticos de la época, aún así, animado por Victor
Schaurberger y los recientes logros de Vril, el
departamento de investigación de las SS, empieza a
construir su propia nave circular.

Basándose en el “Convertidor Tacométrico” del capitán
Hans Koler y adoptando algunos componentes de Vril,
desarrollaron su propio “motor Tule”. A finales de
1938 habían construido una nave circular de reducidas
dimensiones, propulsada mediante hélices, la RFZ-IV,
para estudiar el comportamiento en vuelo de aquellos
prototipos.

En el año 1939, las SS ya habían construido la RFZ-V,
la primera gran nave espacial, de 25 m de diámetro y
rebautizada con un misterioso nombre: Haunebu-I. El
primer vuelo de la Haunebu-I se realizó entre fuertes
medidas de seguridad en Agosto de 1939.

Hay documentos que demuestran que en 1941 los ingleses
poseían información acerca del proyecto ultra-secreto
de las SS. Comparado con el sencillo prototipo de
Vril, el Haunebu, era de una gran complejidad, por
otro lado, la forma del motor le permitía disponer de
más espacio aprovechable.

Con el estallido de la II Guerra Mundial, la
competencia en el mercado del armamento se intensificó
y aparecieron formas alternativas de energía que
pretendían emular a los sistemas tradicionales. Se
adoptó una fórmula de compromiso referente a los
platillos voladores experimentales como el RFZ-VII.

Mientras, otros OVNIS cruzaban el cielo, como el
pequeño Vril RFZ-II, que había empezado a prestar sus
servicios a finales de 1940 como nave de
reconocimiento, o como el RFZ-VI y el Haunebu-II. En
Julio de 1942, empezó a hablarse con insistencia del
“Fliegengyroskop, Giroscopio Volador
Schrieber-Habermold”, conocido como la “Peonza
Voladora”, una aeronave circular de ascensión vertical
propulsada a reacción.

A finales del mes de Julio, empezaron a realizarse los
primeros ensayos prácticos, el 12 de Abril de 1945
Richard Niet dijo a Hitler: “Hoy bajo mi dirección y
en presencia de tres oficiales de la Luftwaffe, el
V-7, ha sido probado sobre el Mar Báltico”.

Las prestaciones y características de esta nave eran:
el V-7 era un helicóptero supersónico provisto de 12
motores auxiliares BMW, que en su primer vuelo de
pruebas llegó a una altitud de 23.800 m. y que en su
segunda elevación llegó a los 24.200 m, además en
principio, el aparato también podía ser elevado por
fuentes de energía no convencionales.

Pero volvamos a los responsables en primera instancia
de cuanto estamos contando. Durante el invierno de
1942, una nueva nave circular cruzaba los cielos del
campo de pruebas de Vril, la Vril-I, de 11 m. de
diámetro y con un solo tripulante, tenía las
dimensiones típicas de un caza-bombardero, esa era su
finalidad, su armamento: dos cañones MK-108 calibre
300 y dos ametralladoras MG-17.

Al tiempo que se desarrollaba el Vril-I, se intentaba
restablecer los contactos “sobrenaturales” y ya
existían planos para construir una nave de mayores
dimensiones, el Vril-VII. A finales de 1942, el
departamento de investigaciones de las SS empezó a
trabajar en una versión mejorada del Haunebu, el
Haunebu-II, de 31 m. de diámetro y 11 m. de altura.

El Haunebu-II, debía alcanzar una velocidad de 6.000
km/h dentro de la atmósfera terrestre y se creía capaz
de viajar por el espacio exterior. Algunas versiones
del Haunebu-II, mostraban su vocación claramente
militar, como el protector anti-radiaciones.

Pero las SS tenían aún un proyecto más atrevido,
habían diseñado una Haunebu gigante de 120 m. de
diámetro y según ciertos informes ya existía una
Haunebu-III de 71 m., construida poco antes de acabar
la II Guerra Mundial.

El departamento de investigaciones de las SS había
incluso proyectado la construcción de una gigantesca
estación espacial, guardaba un gran parecido con los
antiguos dirigibles y fue bautizada con el nombre de
“Andromeda Maschine, Máquina Andrómeda”.

Sus 100 toneladas de peso no parecían constituir
dificultad alguna para situar el aparato en órbita. El
3 y 4 de Enero de 1944, Hitler y Himmler,
supuestamente se reunieron con el Sociedad Vril, para
abordar el “Proyecto Vril”, el lanzamiento de una
gigantesca nave espacial a través del canal
dimensional, un espacio inexplorado a la velocidad de
la luz, hacia los confines del Universo.

 

Thule y Vril
El año 1919 se fundó en Alemania la sociedad de Thule,
su fundador fue Haushoffer. Muchos jefes alemanes se
conocieron en ella. A este individuo se le debe la
elección de la esvástica colocada detrás de una
reluciente espada como símbolo máximo del nazismo.

El nombre de Thule fue elegido en recuerdo del
legendario, y para ellos existente, reino de Thule,
que es otro nombre para designar a la legendaria
Atlantis. Pensaban que en el desierto de Gobi había
existido una avanzada civilización, destruida por un
gran catástrofe. Sus habitantes habían tenido que
emigrar al norte de Europa y otros hacia el Cáucaso.

Estos habitantes eran la raza primigenia de la
humanidad, o sea los primeros arios puros. Su ideal
era retornar a los orígenes y realizar las
correspondientes conquistas para renacer esta
civilización, tronco inicial ario.

Sus creencias lo llevaron a tener un conocimiento y
contacto con colonias hindúes y círculos tibetanos que
tenían una visión muy próxima a sus principios.

El plan de Hitler fue el de fundar un imperio
milenario y le fue inspirado por miembros de la
sociedad Thule. Las ambiciones políticas de la
sociedad generaron la formación de pequeños grupos
independientes, uno de los cuales fue la sociedad
“Hermanas de la Luz”, llamada internamente Die Vril
Chefin.

Los miembros de la sociedad Vril se consagraron a la
realización de una de las ideas que nunca jamás habría
podido concebir la mente humana: La propulsión por
levitación.

Después de la llegada al poder del Partido Nacional
Socialista, las sociedades ocultistas pasaron a la
clandestinidad. La sociedad Thule creo en el interior
de la “SS” una organización secreta llamada: Sol
Negro. Esta sociedad vio los resultados por la
sociedad Vril y empezó la fabricación de su propia
nave. A finales de 1938 y habiendo combinado varias
tecnologías.

En el año 1939 la sociedad Sol Negro ya había
construido una nave circular la RFZ-5, la primer nave
espacial de 26 m de diámetro y 9 m de altura con el
nombre de Haunebu-I.

El asesinato masónico del miembro de Thule Rudolf Hess
Entre los miembros de la sociedad Thule se
encontraban, además de los paganos Heinrich Himmler y
Alfred Rosenberg, también sacerdotes (como el confesor
de Hitler, Bernhard Stempfle), monjes cistercienses
(Guido von List) y miembros de la Orden del Temple
refundada (los llamados “Herren von Schwarzem Stein”),
además de nacionalistas, patriotas, antimarxistas y
antijudíos.

El autor alemán Jan Udo Holey afirma en su libro
“Sociedades Secretas y su Poder en el Siglo XX” que
“la Sociedad Thule o bien algún esqueje de ella
continúa existiendo hoy”.

Vamos a ocuparnos ahora del asesinato (no “suicidio”)
del miembro de Thule Rudolf Hess. Para quien no sepa
acerca de este y hasta ahora impune asesinato
masónico, recordemos que Hess fue asesinado por
ahorcamiento en la prisión de Spandau (Berlín) el 17
de Agosto de 1987 a manos de agentes del servicio
secreto británico y por orden de la primer ministro
Margaret Tatcher, quien a su vez cumplía órdenes de la
masonería, a la que pertenece. Este crimen contó con
el beneplácito, ocultación y colaboración del gobierno
masón de Alemania.

“Oficialmente” Hess se suicidó colgándose con una
cuerda al cuello, pero es bien sabido que Hess padecía
una terrible artrosis que le había dejado los brazos
casi inmóviles y en los que no tenía además ninguna
fuerza, lo cual le hubieran impedido por completo
levantarlos para atar la cuerda…

¿Un anciano prácticamente inválido se suicidó así? Es
como si un parapléjico saliera corriendo. Por otro
lado, ¿por qué iba Hess a suicidarse tras 40 años de
prisión, por qué no hizo como Goebbels, que se suicidó
con cianuro en 1945?

Los 20 principales miembros de la Sociedad Thule.

Los miembros más importantes de esta sociedad son
nombrados en la obra del propio Rudolf von
Sebottendorff “Bevor Hitler kam” (“Antes de que Hitler
viniera”):
1. Freiherr Rudolf von Sebottendorff *, maestro
supremo de la Orden.
2. Guido von List, maestro de la Orden.
3. Jörg Lanz von Liebenfels, maestro de la Orden.
4. Adolf Hitler, Führer, canciller del Reich y Führer
de Alemania.
5. Rudolf Hess, lugarteniente del Führer y
SS-Obergruppenführer.
6. Hermann Göring, mariscal del Reich y
SS-Obergruppenführer.
7. Heinrich Himmler, Reichsführer SS y ministro del
Reich.
8. Alfred Rosenberg, ministro del Reich y
NS-Reichsleiter.
9. Hans Frank, Dr. honoris causa, NS-Reichsleiter y
gobernador general en Polonia.
10. Julius Streicher, SA-Obergruppenführer y Gauleiter
de Franconia.
11. Karl Haushofer, Prof. Dr., Generalmajor retirado.
12. Gottfried Feder, Prof. Dr., secretario de Estado
jubilado.
13. Dietrich Eckart, redactor jefe del “Völkischer
Beobachter” e íntimo amigo de Hitler.
14. Bernhard Stempfle, sacerdote confesor de Hitler e
íntimo.
15. Theo Morell, médico de cámara de Hitler.
16. Franz Gürtner, presidente de la policía de Munich.
17. Rudolf Steiner, fundador de la doctrina
antroposófica.
18. W. O. Schumann, Dr., científico y profesor en la
Universidad Técnica de Munich.
19. Trebisch-Lincoln, ocultista y explorador del
Himalaya.
20. Condesa Westrap.
* Nota: “Freiherr” es un título nobiliario, no parte
del nombre

Comments

comments

3 Comments

  1. Sigifredo Camacho Rendón

    19/09/2014 at 10:28 pm

    Señores: es evidente que aún siguen tratando de ocultas estos temas.por lo cual seguiremos esperando el momento y canal menos cerrado.

  2. Ramón

    20/09/2014 at 10:28 am

    Políticamente era un verdadero mentiroso compulsivo y como tal acabo muy mal, aunque nos hayan limpiado el cerebro sobre el mismo, cuestión que desde luego se lo vale,a veces puedes llegar a pensar que en el fondo era un también un visionario.

  3. abelardo

    05/10/2014 at 11:03 am

    Todo muy bueno,pero algún resto de chatarra que se pueda corroborar como prueba? Muchos datos y pocas evidencias, ademas porque el tio adolfo no lo uitlizo en la guerra? si ya desde el 29 contaba con algo de esos adelantos?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.