CHE: Combustión Humana Espontánea

Hay una gran cantidad de misteriosos casos de seres humanos, que súbitamente estallan en llamas, y son consumidos casi totalmente en pocos minutos.
Los casos conocidos y recopilados, suman más de 200, aproximadamente, desde el siglo XVII.
Las características son inexplicables, por la serie de condiciones que se cumplen.

combustion
Las combustiones espontáneas generalmente se inician en forma súbita e inesperada. Comienza como una pequeña chispa, que inmediatamente crece como una reacción en cadena e imparable.
Un ejemplo gráfico, sería el encendido de un fósforo, que al ser raspado, genera una pequeñísima chispa, que rápidamente se hace llama.
1) Para que se consuman totalmente los huesos, tienen que estar sometidos a muy altas temperaturas, de más de 1.700 grados C.
En los hornos de Cremación, se usan temperaturas de entre 750 a 850 grados C, durante 2 ó 3 horas, debiendo luego molerse los restos de huesos, para terminar la tarea.
La grasa humana, se quema a 215 grados C.
2) El fuego suele estar totalmente localizado en el cuerpo de la víctima. Los muebles y objetos cercanos, suelen quedar intactos. Los alrededores de la misma sufren poco o ningún daño.
3) Aparentemente, no se inicia  la combustión por una llama exterior, sino que surge desde DENTRO de la victima.
4) Las víctimas parecen no advertir la situación, y mueren en silencio.
5) La mayor parte de los casos, parecen ser más frecuentes en personas de edad avanzada, personas con alcoholismo, o con exceso de peso.
6) No parece existir una causa fija y determinada.
Un caso ilustrativo, es el de un camionero en EEUU, al que  llamaremos John Smith, que apareció dentro de la cabina de su camión, estacionado en las afueras de una estación de Servicio.
Testigos presenciales, afirman que notan que desde un camion estacionado, comienza a verse una columna de humo, surgiendo por la ventanilla. Al acercarse, ven con horror que un hombre, sentado al volante, termina de consumirse en cortas llamaradas rojas y azules.
La investigación posterior, detalla que se encontró el asiento quemado hasta los resortes, pero solamente marcando una casi perfecta silueta del conductor. El volante se encontraba quemado en su parte inferior, y unos  lentes de plástico, estaban derretidos.
Del infortunado conductor, quedó el pie izquierdo chamuscado, y media pierna y el pié derechos. La cabina estaba llena de un espeso humo azulado, y el panel, y todo el interior, presentaron una pátina grasosa.
Los investigadores, determinaron que parece haberse generado una temperatura superior a los 3.000 grados C, durante un corto lapso de tiempo.
También un caso testigo, relata que una anciana, que vivía sola, tuvo un fin similar.
Dicha anciana, de costumbres muy sencillas, apareció quemada una mañana, siendo descubierta por una vecina, que acudió a verla, al notar que no andaba por su jardín.
Al entrar, se encuentra con una humareda invadiendo el ambiente, y una fina capa de algo parecido a pegajosa grasa, cubriendo todo el lugar.
El sillón favorito de la anciana, apareció casi totalmente quemado, mientras a su alrededor, apareció su cabeza, restos de una mano, y las partes inferiores de ambas piernas.
No había ningún signo de fuego, y análisis posteriores mostraron que no había rastro alguno de combustibles.
Muchos otros casos, se dieron en viviendas o lugares cerrados, sin ningún tipo de testigos.
Algunas de las víctimas, estaban en sus hogares, o en ambientes familiares.
Las CHE, siguen siendo un misterio aún presente en nuestros días, dejando abierto un interrogante que todavía no encontró respuesta.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *