antigua ciudad egipcia en el cañon del colorado

Mayo 5 de 1.909 en la primera plana del diario LA GAZETA DE ARIZONA, aparece una noticia que causará impacto y conmoverá al mundo científico:”Exploradores hallan una Ciudad Subterránea a orillas del Colorado. En ella encuentran el antiguo secreto de la Flor de la Vida”.

cbc6a0ef6b0b480932d14ed7808eaf708ade916c1
Como recordarán, el río Colorado, transcurre en un extenso y serpenteante recorrido formado por el mismo río, desgastando las rocas durante cientos y quizás miles de años.

El artículo expresa: “Los exploradores Jordan y Kinkaid anuncian el hallazgo fortuito de una antiquísima ciudad subterránea, una de cuyas entradas se abre en una de las laderas del río Colorado.

Recorriendo el río en un pequeño bote, en una travesía mas de entretenimiento que por otra causa, Kinkaid nota en lo alto, viejas marcas de agua, que estaban semitapadas por una saliente, a unos 15 metros de altura, en la ladera de la pared de roca. Al creer notar algo fuera de lo normal, y con tiempo de sobra, se deciden a investigar más. Suben trabajosamente hasta dicha saliente, y se encuentran con un profunda grieta, que daba paso a lo que parecía ser una caverna.

Provistos de sus linternas, e improvisando rápidamente unas antorchas, se adentran en la cavidad, de unos 5 metros de alto, y 1 metro de ancho. Recorren unos 100 metros hasta encontrarse con la entrada a un túnel de evidente construcción artificial. Dicho túnel de unos 5 metros de alto, y 3 metros de ancho, presentaba paredes y techo muy lisos, y perfectamente pulidos. Adentrándose aún más, comienzan a ver una gran cantidad de tallados en sus prolijas paredes, extraños dibujos y símbolos, que ambos catalogan como egipcios o muy parecidos a ellos.

Con esto, se llevan una gran sorpresa, porque recordemos que se encuentran en Estados Unidos de Norteamérica.

Esa, en realidad, iba a ser la menor de las sorpresas.
Siguen caminando y admirando los hermosos tallados, hasta desembocar en un enorme recinto de forma circular. No bien se asoman, notan rápidamente que la entrada que habían utilizado, era solamente una de varias decenas, que se veían repartidas prolijamente, y equidistantes repartidas todo alrededor del recinto.

Sobrepasados por la magnitud de lo encontrado,deciden seguir explorando. Mientras tanto observan con mas detalle la sala circular en la que se encontraban. Todo alrededor ven una serie de nichos excavados en 3 niveles. Cada uno de esos nichos, estaba ocupado por una momia envuelta en corteza de árbol. Mas tarde se verificaría que todas las momias eran de cadáveres masculinos. Pero esto no era nada. En varias tarimas repartidas por el lugar, había estatuillas de oro puro y algunas de bronce. Encontraron también algunas herramientas de bronce, que mas tarde se comprobó, tenían un tratamiento que lo volvió mas duro que el acero. En la actualidad, aún no se ha logrado dicho resultado.

La frutilla del postre, fué un enorme ídolo de oro, ubicado sobre una mesa, en el centro exacto del lugar. Estaba sentado con las piernas cruzadas, y con las manos hacia los costados, con las palmas hacia arriba, mostrando sobre ellas una flor de Loto en una, y una orquídea en la otra.

El ídolo se veía obeso y con la cabeza afeitada. En el momento, lo llaman “Buda”. Cada uno de los pasillos, presentaba cada unos 20 metros, una “Puerta” o abertura hacia espaciosas salas, algunas de ellas ocupadas con distintas cosas, como granos, vegetales secos, e incluso estatuillas muy bien trabajadas.

Un par de docenas de esas salas, estaban totalmente colmadas de granos hasta casi tocar el techo. También se veían los restos de unas antiquísimas escaleras de cuerda, pendientes de ganchos fijados a sus techos.

En las tallas de los pasillos, había toda clase de extraños símbolos y entre ellos, solamente 2 representaciones de animales. Una especie de ciervo y la figura de un animal prehistórico semejante a un dinosaurio.

Siempre les llamó la atención el aire que respiraban. que se sentía muy fresco y saludable. Fué así como notaron que cada salón, mostraba cerca de su techo, una perforación perfectamente circular, que se perdía hacia arriba en la roca, en dirección a la superficie. Solamente en uno de los túneles, percibieron la atmósfera enrarecida y pesada. Se notaba un extraño olor, que definieron como “A víbora”.

Temiendo por sus vidas, dejaron la exploración de esta parte para mas adelante. Salieron muy cargados, y oficializaron el descubrimiento avisando al Instituto Smithsoniano. Esto fué el principio del fin.
Desde ese momento, las escasísimas noticias que aparecieron fueron todas negativas y contradictorias.

Trataremos de dar un cierto orden, y aclarar. Casi inmediatamente al descubrimiento, el Gobierno declara toda la zona que rodea al Río

Colorado, como de acceso prohibido. Se tiene noticia que el Instituto carga totalmente un barco del que era propietario, con objetos provenientes de la cueva.

El motivo declaradt, era trasladar lo encontrado hacia museos al norte. Trasladan por agua, lo que podían llevar por tierra ?
Poco tiempo después, el Instituto Smithsoniano declara el hundimiento del buque, con la pérdida total de la carga, sin aclarar el motivo, la fecha, ni el lugar de dicho hundimiento.

El Instituto Smithsoniano, publica un Comunicado, que dice mas o menos lo siguiente:
“Ante la enorme cantidad de consultas de toda clase de Medios de todo el mundo, el Instituto Smithsoniano, aclara que nunca tuvo ningún tipo de trato, y desconoce a los Sres Jordan y Profesor Kincaid” “Además, se desconoce cualquier descubrimiento por parte de dichos señores”.

Investigadores, revisan archivos, y encuentran que en una publicación oficial del mismo Instituto, del año 1.910, aparecen ambos, como pertenecientes a la organización.

Desde entonces se pierde todo en el tiempo …

 

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *