AL FINAL, EL DIABLO, ERA EL BUENO

Todos conocemos la Fábula de Eva y la serpiente.

Forma sutil de responsablizar a la mujer, por todos los males que aquejan a la Humanidad. Parece que todo empezó, cuando Dios le prohibió a la pareja que coma los frutos del ärbol de la “Sabiduría” o “Del bien y del mal”. Podían comer cualquier fruto, de cualquier árbol, menos de ése. Dios, que se supone es capaz de todo, tuvo que prohibir, no podia impedir. Si no llegaban a obedecer, Dios los amenaza con echarlos del Paraíso, sufrir grandes males y esperar la muerte. Es decir, perder la inmortalidad, que hasta ese momento, tenían.

Tratemos de pensar y razonar. Porqué no quiere Dios que el hombre adquiera sabiduría? Porqué no quiere que diferencien el bien del mal ? Sabemos que el conocimiento, nos lleva a ir creciendo, progresando y avanzando. Alejarnos del mal, nos hace crecer espiritualmente. Con el transcurso de los siglos, algunos hombres inventan diferentes cultos e Iglesias. El objetivo común es explotar la inocencia de la gente, y vivir de ello. El mensaje de la Iglesia, siempre fué que Dios nos ama, pero si no lo(s) seguimos, nos castiga con fuego, dolor y penas para toda la eternidad. Pero, volvamos al Paraíso. Cuando aparece la serpiente (El Diablo, según nos dicen), tienta a Eva haciéndola comer el fruto prohibido, y ésta arrastra a Adán a hacer lo mismo.

Lo que el Diablo nos propuso, fué que accediéramos al conocimiento. Metódicamente y durante nuestra historia conocida, la Iglesia persiguió y reprimió a todos aquellos estudiosos e investigadores que llegaban a algo que nos permitía ir saliendo de la oscuridad. Acusandolos de herejes o satánicos, se encargó de eliminarlos. Hace muy poco, la Iglesia publicó un mensaje, en el que decía, palabras mas o menos: “La Iglesia siempre estuvo a favor y en ayuda del progreso y la ciencia”. Escandalosa mentira, que dar ejemplos en contra, sería casi imposible, por la enorme cantidad. A pesar de la continua lucha en contra del crecimiento y la difusión de los avances en todas las áreas, seguimos adelantando. Pero adelantamos 3 pasos, y retrocedemos 2, por el accionar de los que quieren mantener para sí, la ventaja de los adelantos. Las ventajas, siempre dan Poder. Recordando el episodio de Eva, y la serpiente (Demonio), tenemos que decir: AL FINAL, EL DIABLO, ERA EL BUENO.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *